EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/147974
Temas del Padre 10 de Marzo de 2018

Comunicamos lo que sentimos

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Nos han enseñado a esconder las manifestaciones emocionales. De alguna manera se asocian con debilidad. Se supone que si los otros saben qué sentimos podrán manipularnos fácilmente. Se ve con cierto dejo de inferioridad a los que son expresivos y no tienen reparos en explicitarle a los otros lo que sienten por ellos. Esa sospecha ha logrado que no evolucionemos emocionalmente, que, a diferencia de otras dimensiones del ser humano, nos hayamos quedado medio analfabetas en el manejo de nuestras emociones.

¿Cuántas relaciones de pareja se enfrían y hasta se fracturan porque no hay una buena comunicación emocional? ¿Cuántos hijos con vacíos emocionales muy grandes porque sus padres nunca expresaron todo el amor que sentían por ellos? ¿Cuántos amigos tienen miedo de expresar que se necesitan y que quieren apoyarse los unos a los otros por miedo a aparecer débiles? ¿Cuántos procesos educativos no han logrado los objetivos esperados por cercenar las emociones y creer que sólo hay aprendizaje en el frío razonamiento?

Hoy creo que es necesario que le pongamos atención a nuestras emociones y nos esforcemos por expresar lo que sentimos por los demás, haciéndolo de la mejor manera. No vale la pena seguir construyendo relaciones en las que no se sabe a qué atenerse, en las que se desconoce lo que el otro siente y quedamos expuestos a las expresiones neuróticas. ¿Cómo comunicar lo que sentimos si no tenemos conciencia de lo que sentimos? Esa es la primera tarea ser capaces de tomar conciencia de nuestros sentimientos y aceptarlos sin reparos, sin excusas, sin miedos; no somos malos por sentir lo que sentimos. Esta aceptación de nuestros sentimientos nos llevará a un mejor control de las emociones y a aprovecharlas en función de la realización de nuestro proyecto de vida. Esto nos prepara para ser más empáticos y saber captar y aceptar lo que el otro siente. Cuando se da esa comunicación emocional desde la libertad y la responsabilidad las relaciones interpersonales fluyen sin problemas y son verdaderos espacios de realización.

Si amas a alguien díselo, con palabras, con actitudes claras, con actos de servicio y ayudándole a ser feliz; es mejor ser acusado de ridículo, de chamullero, de cursi por decir todo lo que se siente por la otra persona que dejar que la relación se cuartee por el frío de la indiferencia. Amar es siempre una militancia. Se nota que amas. Cuando sólo se trata de palabras no respaldadas con acciones pronto caerá la relación como caen los castillos de naipes. Ahora,  Si no quieres a alguien asegúrate, con asertividad, que lo sepa. No vale la pena construir relaciones marcadas por la mentira, las apariencias y el camuflar todo lo que se siente.

La experiencia espiritual no puede desconocer la dimensional emocional de las personas. Quien crece espiritualmente es más consciente de sus emociones, las expresa con mayor libertad y responsabilidad, estableciendo relaciones sanas de solidaridad y autonomía. El contacto con Dios no nos hace negar lo que sentimos sino que nos permite alinearlo con el proyecto de vida que hemos decidido, desde nuestra relación con Él.

@Plinero
www.Jai.com.co

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas