EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153025
Perfil 06 de Julio de 2019

Elisama Dugarte y su misión de intercambiar aprendizajes

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

La barranquillera es la directora del Centro de Educación Continuada de la Universidad del Norte. Habló de su rol como madre y esposa, y de sus sueños profesionales.

Sharon Kalil - @sharondkalil
Compartir:

La barranquillera Elisama Dugarte Coll recuerda de su niñez los juegos con sus tres hermanas en el patio de su casa y las tardes en las que simulaba con un tablero ser profesora.

Asegura, por lo anterior, que desde pequeña sintió mucha pasión por la enseñanza, una habilidad que en su trayectoria profesional ha podido desarrollar.

“Estudié en el Colegio La Sagrada Familia. Desde esa época me interesé mucho por los procesos empresariales: me gustaba leer sobre grandes empresas y cómo mejoraban sus productos”.

Teniendo en cuenta esto, al finalizar su bachillerato, estudió Ingeniería Industrial en la Universidad del Norte. 

Elisama durante su etapa universitaria siempre estuvo atenta a las actividades y proyectos de su facultad, tanto así que hizo sus practicas sobre el modelo de costos sobre medianas y pequeñas empresas.

“Me gradué y empecé a trabajar en el Centro de Educación Continuada de la universidad y, luego, durante tres años en la decanatura de ingenierías como asistente del decano”.

Tiempo después, coordinó el área de practicas de los estudiantes, en la que hizo un acompañamiento en cada proceso. “Desde el 2009 al 2015 estuve como directora de la Oficina de Egresados. Siempre he estado dispuesta en cada trabajo a ver cómo puedo mejorar el funcionamiento”.

Desde hace cuatro años asume el cargo de directora del Centro de Educación Continuada de la universidad. “En este centro nos dedicamos a la educación no formal, es decir, la que no conduce a títulos”.

La barranquillera de 37 años en un momento de su trabajo se dio cuenta que la tendencia mundial de este tipo de centros es empezar a entregar aprendizajes y experiencias de vida desde niños hasta adultos mayores, por lo que, luego de una amplia investigación, decidió crear el programa Maestros de Vida.

“Pretendemos que las personas mayores de 55 años vivan experiencias y que continúen con ilusión de vida. Las personas en edad de retiro cada vez son más jóvenes, por lo que aún tienen mucho por dar. La idea es que no se queden en casa, sino que hagan actividades con las que puedan seguir aprendiendo y también sigan dando, a través de proyectos sociales”.

Así pues, estas personas tendrán la posibilidad de tomar cursos libres sin exigencias académicas, de crear su propia biografía para dejar un legado y de intercambiar saberes.

Elisama manifestó que busca evolucionar y crecer profesionalmente, por lo que tiene como sueño ayudar a otros,mediante la obtención de diversas herramientas educativas, por ejemplo, se certificó hace más de un año como coach neurolingüística.

 Tiene una hija de cuatro años que se llama Antonella, “la princesa de la casa”, quien nació en pleno Martes de Carnaval, su festividad favorita.

“Mi hija es la alegría de la casa. Cada día nos enseña más. He aprendido ese rol de madre con ella porque a pesar de que uno lo ve en su casa con su madre o su abuela, no es lo mismo a cuando lo vive. También, en el plano personal he aprendido a ser paciente y a valorar los tiempos de calidad”, dijo Elisama, quien se describe como una persona apasionada.

Agradece a su esposo, Jorge Álvarez, por ser parte de este proceso de crecimiento familiar. “Tengo cinco años de matrimonio. Uno de nuestros proyectos de vida que ya estamos cumpliendo es construir nuestra casa en Sabanilla porque nosotros nos casamos en ese corregimiento y Jorge también me propuso matrimonio allí. Aparte, a nosotros nos apasiona mucho el mar”.

La familia disfruta mucho escuchar el sonido de las olas, ir a surfear, ver películas y, en general, compartir tiempo de calidad juntos.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO